¿Es normal que comenzar a abordar un nuevo personaje te haga sentir vulnerable?

Meryl Streep en un entrevista más o menos reciente, le preguntaron si con todo el éxito que tiene su gran trayectoria, llena de nominaciones y premios,  se sentía más segura a la hora de enfrentarse a un nuevo personaje, a lo que respondió: “Tengo siempre mil miedos (…) En cada película comienzo desde el principio, pierdo la confianza en mí misma y Don, mi marido, continuamente me dice: “contigo es siempre lo mismo…” Yo suelo contestarle: “No, esta vez es diferente, nunca antes me enfrenté a algo similar, nunca me sentí así” {Ríe}”. Si quieres leer la entrevista completa entra aquí.   Quizás a muchos les parezca extraño que una actriz como Meryl pueda sentir ese tipo de inseguridad frente a un nuevo personaje. Pero esto es lo que nos hace ver y entender que a todos nos sucede igual. Es algo que no tiene que ver con talento ni con años de experiencia, ni nada por el estilo.   Yo diría más bien que tiene que ver con compromiso, mística y respeto a la profesión. Esa “inseguridad” no sólo es normal, sino que es hasta sana.   Es innegable que la llegada de un nuevo personaje, además de ser un acontecimiento que genera una gran alegría e ilusión, es también una situación que genera estrés, incertidumbre e inseguridad. La buena noticia, es que si hacemos bien el proceso, ese estrés, esa “inseguridad”, esa incertidumbre, la convertiremos en disfrute y gozo artístico.

 

¿Cómo se construye un personaje?

 ¿Cuál es el Proceso?

 

El Proceso de creación de un personaje en la Actuación Orgánica tiene que ver con una serie de pasos que nos ayuda a que la intuición salga a flote, que la empatía con nuestro personaje sea totalmente sólida y que el personaje salga desde donde debe salir siempre: “de adentro hacia a fuera”.

Entonces, luego de las primeras lecturas, y lo que ellas conllevan (lo veremos en un tema aparte), procedemos a realizar el Desglose de Escena para analizar la misma -sin llegar jamás a la intelectualizarla- y tener una idea más clara de la situación, el conflicto, el personaje, los aspectos circunstanciales, etc. 

Llegado a este punto, realizamos la biografía del personaje, para conocerlo mejor y con el objetivo también de entonces estar más claro para ir al siguiente paso: El Sí Mágico

 

 

El Sí Mágico:

Ponerse en los zapatos del personaje

Para hablar del Sí Mágico en la Actuación Orgánica, primero comencemos por hablar de los personajes. Como todos sabemos, los PERSONAJES son creados por el dramaturgo o guionista para desarrollar del TEMA de su obra.

Técnicamente hay PERSONAJES PRINCIPALES y SECUNDARIOS.

La misión de los PRINCIPALES es el desarrollo de la TRAMA, es decir, a través de ellos ocurren las ACCIONES principales.

La misión de los PERSONAJES SECUNDARIOS es servir como apoyo. Son herramientas importantes para determinar el éxito o el fracaso en la consecución de los OBJETIVOS de los PERSONAJES PRINCIPALES, o para desarrollar características importantes de los PERSONAJES PRINCIPALES. Por lo general estos PERSONAJES SECUNDARIOS carecen de información detallada acerca de su pasado, intereses, ambiciones, etc. Pero como sabemos que NO HAY papel pequeño, nosotros como actores del Método construiremos siempre cualquier personaje sea principal o no, y debemos trabajar la biografía de este personaje, si no está explícita, púes la crearemos nosotros (Biografía del personaje).

Ahora bien, ¿Qué es lo primero que debemos hacer cuando nos llega un personaje? –que como vamos notando en el transcurso de nuestra carrera, son los PERSONAJES los que nos encuentran (suena como algo místico, pero es muy real)

 

El SÍ MÁGICO, como todos sabemos fue establecido por el padre de la Actuación Orgánica, Constantin Stanislavski, y no es otra cosa que “Ponerse en el lugar del personaje” o “ponerse en los zapatos del personaje”, según las circunstancias dadas o, como yo prefiero llamarlo: los aspectos circunstanciales, y sobre todo, cuando hacemos la primera definición (primera, porque es muy probable que cambie según vayamos profundizando nuestro estudio del personaje) del SUPER OBJETIVO del personaje.

Pero OJO… ATENCIÓN:

Acá se suele caer en el error de malentender eso de “ponerse en el lugar del personaje” y por ello se cae en la CRÍTICA HACIA EL PERSONAJE, se comienza a JUZGARLO…

De actores o estudiantes de actuación he escuchado cosas como:

“Mi personaje es de una mujer mala y chismosa, yo no soy así”

“Este personaje es un malhechor. No puedo imaginarme siendo así, por eso no puedo hacer SÍ MÁGICO.

 “Ey, este personaje es un violador… ¿cómo puedo hacer un SÍ MÁGICO de eso? Es imposible…

  Y así muchas otras disparatadas frases…

Si criticamos a nuestro personaje, simplemente NO lo debemos hacer.

Imagínate que conoces a alguien en una cita a ciegas, y desde el primer minuto empiezas a juzgarlo y criticarlo buscándole defectos… ya no hay una relación posible, por lo menos no una relación profunda… Eso mismo ocurre con nuestro personaje, no podremos tener una relación profunda si lo juzgamos por su vida y acciones #paralelismos

Para poner un ejemplo anecdótico:

Una vez comenzábamos un trabajo de escena en clase, de una obra sobre un triángulo amoroso (una comedia de situaciones) donde el personaje de “la esposa” está culminando de colocar la mesa para una cena familiar. En eso oye sin querer una conversación telefónica de su marido y descubre que éste le es infiel con su secretaria. Ella queda en shock e inmediatamente tocan el timbre y llegan los invitados. Ella rápidamente decide callar y disimular su estado emocional hasta que termine la cena y se vayan los invitados.

Cuando realizamos la primera improvisación sobre la escena, la alumna que le tocó realizar el papel de “la esposa”, apenas se sentó a “cenar”, empezó a tratar mal al “esposo” y en menos de 3 minutos lo atacó, dando alaridos e insultándolo.

Obviamente la escena se detuvo allí, y cuando le pregunté por qué lo había hecho, si justamente su OBJETIVO de ESCENA era disimular su estado emocional hasta el final… esta alumna en cuestión me respondió:

-“Mi SÍ MÁGICO fue ese: ¿Qué haría YO si descubro la infidelidad de mi esposo? y si yo descubro la infidelidad de mi esposo, no me lo callo y lo enfrento”

Le refuté:

-No!… La CIRCUNSTANCIA del personaje NO es tan simple como que acaba de descubrir la infidelidad del esposo. La CIRCUNSTANCIA es que DEBE DISIMULAR su estado emocional ante lo que acaba de descubrir. Me explico, tu SÍ MÁGICO debe responder a:

   “¿Qué haría yo si ACABO de descubrir que mi esposo me es infiel e inmediatamente DEBO disimular ante mi familia todo lo que este descubrimiento me hace sentir?”

O para ponerlo más fácil:

   “¿Qué haría yo si acabo de descubrir que mi esposo me es infiel pero debo quedarme callada mientras estoy en una cena familiar?”

Su respuesta fue: “Pues es bien idiota este personaje, porque yo ante nadie me trago una emoción así. Yo me pondría histérica…”

Entonces le dije: “Tenemos dos opciones: O realizas un verdadero SÍ MÁGICO, atreviéndote a ir más allá de lo simple y explorar la verdadera circunstancia de la escena, o dejar que tu prejuicio te aleje del personaje”

Hay que entender realmente el SÍ MÁGICO para que nos sea una herramienta útil, ya que hay piezas de teatro, guiones, que están tan bien escritos, con personajes tan reales, que es el único recurso que utilizaremos, es decir, no nos hará falta ninguna otra herramienta actoral, porque el SÍ MÁGICO nos dará el motor vital para el personaje.

Y aprovecho para resaltar que el SÍ MÁGICO siempre, SIEMPRE, siempre debe ser lo primero que vamos a buscar, experimentar. Siempre SIEMPRE siempre debe ser nuestro primer recurso. Con el SÍ MÁGICO comenzamos incluso las caracterizaciones de personajes totalmente opuestos a nosotros o no. Y esto lo resalto porque a veces (y es por ello que El Método está tan mal entendido), los actores de una vez y en primer lugar van y buscan emociones utilizando la herramienta de la MEMORIA EMOCIONAL, comenzando así un torbellino y un laberinto emocional que en vez de sumar a nuestro trabajo, hace restar todo proceso orgánico que vaya a nacer en nuestro proceso interpretativo.

EN LA PRÓXIMA ENTRADA HABLARÉ SOBRE LA MEMORIA EMOCIONAL y SUS MITOS

Entonces: el SÍ MÁGICO es lo PRIMERO que vamos a probar, a usar, a jugar, a sentir, antes de cualquier otro recurso orgánico. Para que sea efectivo, debemos estar lo más claros posibles de la circunstancia que vive nuestro personaje en escena.

Jamás debemos juzgar dicha circunstancia, o sea, jamás debemos ser radicales y anteponer nuestra esencia personal… en otras palabras, como actores no debemos tener la mente cuadrada, debemos permitirnos JUGAR la realidad de la circunstancia del personaje…

Si usamos un SÍ MÁGICO bien estructurado, tenemos garantizado el proceso orgánico con nuestro personaje.

Les dejo una joya que está colgada en YouTube del Maestro: 

https://youtu.be/E_wKxWC6lGQ

ALGUNOS ACTORES Y ACTRICES CON QUIENES HE TRABAJADO

SILVIA SANABRIA

“Cuando iba a comenzar a grabar mi serie “Servir y Proteger”, comencé a busca cosas de “El Método” y en esa busqueda de coach de actores, me encontré por casualidad a Clay…”

CARMELA LLORET:

“Clay hace un trabajo profundo del personaje y de la escena, te ayuda de manera práctica y concreta, definiendo los verbos de acción a cada momento, y te estimula a que …”

ARLETTE TORRES

“Contar con la asesoría y entrenamiento de Clairet ha sido todo un plus para mi trabajo. Es una gran profesional; asertiva e intuitiva en sus indicaciones y sugerencias…”

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.