Parte cuatro

Las Circunstancias de la Escena ¿Cuáles son y para qué sirven?

Sirven para ubicarnos totalmente en lo que está verdaderamente sucediendo en la escena. Saber qué va a suceder después de mi escena y saber o establecer que sucedió antes.

Son cinco principales preguntas que nos tenemos que responder para entender la escena:

  1. ¿De dónde vengo?
  2. ¿Qué estoy haciendo?
  3. ¿Qué hora es?
  4. ¿En dónde estoy?
  5. ¿A dónde voy?

 Importante: 

¿De dónde vengo? no es solamente el lugar físico, sino qué le ha sucedido a mi personaje antes de lo que sucede en la escena que estoy trabajando.

Viene del trabajo pero, ¿Cómo? ¿Viene cansado? ¿Tuvo un problema en el trabajo? ¿Lo han echado? ¿Lo han ascendido? ¿Fue el día más feliz de trabajo para él?

Esto da un entendimiento cabal sobre cómo llega el personaje a la escena que toca representar.

¿Dónde estoy? tiene que ver con el lugar físico pero con la importancia de saber que nosotros no nos comportamos de la misma manera en nuestra casa como en nuestro trabajo, o como en una iglesia, o como en una fiesta con nuestro amigos o como en una fiesta de etiqueta.

En la vida misma siempre vamos representando un papel. Es el papel o el rol social que aprendemos desde pequeños. Por lo tanto es importante saber que si lo que sucede en la escena sucede en un sitio cercano, privado o ajeno al personaje. Porque esto también va a determinar su comportamiento, es decir esto le va a dar una mayor profundidad a nuestra escena/

Si nuestra escena tiene que ver con una discusión muy álgida, y está ubicada, por ejemplo,en un restaurante, no va a ser igual a que si se ubica en la casa del personaje. Esto le va a dar un plus.

¿Qué estoy haciendo? tiene que ver con la actividad física del personaje, es decir, qué está haciendo: ¿Está cocinando? ¿Está limpiando? ¿Está limpiando un revólver?

Claramente esta actividad va a estar afectada por las emociones. El ejemplo clásico: Si mi personaje está limpiando un arma ¿Cuál es el motivo? ¿La limpia porque  es su trabajo? ¿Está limpiando el arma porque es de una colección y ese día le toca limpiarla? o ¿Está limpiando el arma porque después de eso va a matar a alguien? ¿O la limpia porque piensa suicidarse?

¿Qué hora es? parece muy obvio, pero no estamos igual a las seis de la mañana que a las tres de la tarde o a las dos de la mañana y por eso es una circunstancia que hay que tomar en cuenta aunque parezca una nimiedad. Sobre todo si estamos trabajando teatro, no siempre dentro de la escena está especificado, pero allí está nuestra labor de creadores.

¿A dónde voy? es muy parecido al ¿De dónde vengo?. No es que voy a un lugar físico sino qué voy a hacer: ¿Voy a ir a discutir con alguien? ¿Voy a mi boda? ¿Voy a un cumpleaños? ¿Voy a ir a asesinar a alguien? ¿Voy a ir comprar la lotería? O sea, ¿Qué va a suceder después? ¿Cuál es el objetivo siguiente que tengo mi personaje? ¿Qué va a hacer después de esta escena?

Y todo esto nos da la magia de la urgencia.

 

La Concentración 

Stanislavski se da cuenta que la Concentración es un músculo que los actores teníamos que desarrollar, establecer y hacerla bien sólida, porque un actor que no esté concentrado es un actor que no va a estar consciente al 100% lo que está sucediendo en la escena. Es decir, no va a estar vivo en la escena.

Para conseguir optimizar la concentración, hay dos procesos que debemos aprender muy bien, y hacerlos nuestros: la Relajación y la Centralización.

Los actores debemos tener una doble concentración: la interna y la externa.

La interna, es la concentración consciente de nuestro cuerpo y nuestra emoción, sobre las herramientas que estamos trabajando interiormente.

La externa, es la concentración que debemos tener de todo lo que nos rodea: el otro, las circunstancias de la escena, de lo que está sucediendo, de los objetivos, etc. Por supuesto, de lo que está sucediendo de la cuarta pared hacia acá, lo que está sucediendo de la cámara hacia acá,es decir, la concentración sobre lo que esta sucediendo en nuestro circulo de realidad. Obviamente, sabemos como actores que si estamos en Teatro lo menos que podemos es estar pendientes o concentrados en el público, a menos que sea un monologo  o una obra donde la cuarta pared no exista.

 

En resumen: 

Cuando ya sabemos qué es lo que quiere lograr el personaje, debemos ir al 100% a por ello. Puedo ir al 100% cuando además de que tengo claro el objetivo, me anclo en cómo le afecta al otro lo que yo le estoy diciendo y me dejo afectar a la vez por la respuesta de lo que estoy obteniendo.

Todo esto, en líneas generales es la Actuación Orgánica

Si tienen alguna pregunta alguna duda, algo que quieran saber de la Actuación Orgánica con mucho gusto me pueden escribir, a través de mi página web o a través del correo: contacto@clayhernandez.site y con muchísimo gusto les voy a responder.

Muchas gracias a todos. Seguiré subiendo más cursos en mi web.

Ha sido para mí un gran placer.

Don`t copy text!