Parte tres

La Caracterización Orgánica

Es una preguntaba bastante interesante, ya que, para muchos caracterizar consiste en hacer un personaje característico, con algún tipo de vestuario y maquillaje particular. Realmente, caracterizar orgánicamente es cuando te toca hacer un personaje muy diferente a ti, con una característica particular y/o peculiar.

Para profundizar emocionalmente en estos personajes está “La Confrontación”, de la que les hablé anteriormente y que nos ayuda a lograr la conexión emocional con un personaje totalmente opuesto a nosotros.

Está también está el trabajo de “Caracterización con Animales”, que es muy interesante y se puede realizar cuando el actor ya tiene un entrenamiento sensorial.

 

Caracterización con Animales

  1. Observación
  2. Imitación
  3. Humanización

Consiste en una observación total del animal elegido. Es importante saber que no siempre nos va a dar el resultado esperado, es decir, imagina que el personaje que estás trabajando es como un niño juguetón, que es muy ágil. Puedes pensar que se asemeja a un perro pequeño que tienes en casa.

Comienzas a trabajarlo, a observarlo, a imitarlo (creo que es la única vez que orgánicamente se busca imitar). Imitamos el ladrido del perro, su forma de observar, de moverse, de caminar, como come, como toma agua, etcétera. Es un proceso de imitación total.

Lo siguiente es humanizarlo. Levantar ese personaje, ese “perrito” que ya no va a caminar en cuatro patas, sino con sus dos piernas. Ahora va a tener dos piernas y dos brazos. Ya no va a ladrar sino a hablar. Observamos como la voz va “saliendo sola”cuando hacemos bien el proceso.

Por último, nos quedamos con una o dos características de ese animal que nos identifique con el personaje. Quizás nos damos cuenta de que efectivamente ha sido una buena elección y nos ha servido, pero por el contrario, notamos que el trabajo realizado nos da otro tipo de respuesta orgánica, ya no es el personaje que pensábamos que iba a resultar sino que más bien pareciera que el mismo tiene algún problema motor. Es una cuestión de entrenar, de buscar, de ensayar y probar.

Con todo esto, quiero decir que  es un proceso muchísima investigación.

Por supuesto, cuando trabajamos “caracterización con animales” la idea es que no se vea la técnica. Nunca se debe “ver la técnica”

 

¿Qué requiero para ser un actor orgánico?

Lo principal es comenzar a entrenar tu memorial sensorial. Llenarte de esos estímulos, imágenes, desde sabores, de colores, de esos sonidos que te van a hacer conectar con emociones.

Permitirte jugar seriamente las circunstancias del personaje.  Hacer una investigación profunda de su vida, de sus porqués, de sus objetivos, de sus acciones, es decir, hacer un buen desglose de la escena, un buen  desglose del personaje. Como dije en una de las respuestas anteriores, cuando somos niños somos esponjas que vamos descubriendo el mundo y luego esa esponja parece paralizarse, se comienza a secar debido a que al crecer, tenemos que estudiar, tenemos que trabajar, el día se te va muy rápido, etc.  y vamos por allí en el mundo como autómatas.

Cuando comenzamos a entender y vivir “El Método”, la Actuación Orgánica, aprendemos,  a través de todo nuestro entrenamiento, lo importante que es oler la lluvia, detenerse a escuchar alguien que está en una plaza cantando o tocando un violín, degustar un nuevo sabor, es decir, de lo importante que es vivir y percatarse de cada detalle.

Requieres entrenamiento y habilidad para crear.

 

La Intuición

La intuición es sumamente importante y aunque parezca mentira, la intuición se aprende a desarrollar.

Instintivamente cuando nos llega un nuevo personaje ya luego que hemos trabajado y que aprendemos cómo es el proceso -y aquí repito: la Actuación Orgánica es un proceso-  cuando nos llega el personaje a la mano, leerlo, desglosar, hacer la biografía, “jugar” al Sí Mágico, luego dependiendo que sirva y que no sirva, trabajar algún ejercicio sensorial (si es que es necesario, porque a veces los textos están tan bien escritos que no los necesitamos ninguno). Luego llegamos a la improvisación sobre la vida de este personaje, establecemos las circunstancias de su vida, pero sobre todo de la escena que nos toque trabajar, y nos permitirnos vivir y saber que eso que le está sucediendo al personaje, no a nosotros.

Nos comprometemos con nosotros mismos como actores que somos, a dejar que fluyan las emociones, porque no es algo que nos va a perjudicar. Sabemos que eso le está sucediendo es al personaje, no a nosotros.

Debemos al vivir la escena al 100%.

 

¿Cómo?

Aquí viene lo más importante, que obviamente establece el Maestro, y yo creo que es la punta del iceberg,  es la guinda de la torta y es lo más importante que tenemos que aprender como actores que:

¡Lo más importante en una escena es el otro!

No es el texto, ni las circunstancias de la escena.

Lo más importante en la escena es el otro. Yo como actriz, trabajo para el otro actor y el otro actor trabaja para mí, es decir, cuando yo entro en conexión total con el otro personaje con el que estoy hablando o discutiendo y me anclo en él y él se ancla en mí, vamos a crear una realidad absoluta a nuestro alrededor. Es lo que se llama “Círculo de la verdad”. Si estamos en un teatro, el “Círculo de la verdad”, es lo que sucede de la cuarta pared hacia nosotros, si estamos rodando en el cine o tele, es lo que sucede de la cámara hacia acá.

Yo como actriz, no debo estar pendiente de que si me veo bien, o si me peinaron  y maquillaron bien, ni únicamente del texto. Hay algunos actores que no se ocupan en escuchar al oro, sino que están pendientes es del momento en que le dicen el pie para decir su línea. Esto es terrible.

Tenemos que estar allí en la escena, dejándonos afectar y observando cómo afectamos al otro.

Ya sabemos exactamente cuáles, son las acciones, cuál es el objetivo en la escena, qué quiero lograr en el otro, qué le quiero hacer el cielo y voy al cien por ciento hacia ello. Voy a hacer que ese otro personaje, ese otro actor se ancle en mí y viceversa, entonces allí va a salir una escena grandiosa.

 

El Contacto

 Si el actor no está consciente que lo más importante es el otro, entonces no hay nada que pueda ocurrir. ¿Por qué? Porque cuando nosotros estamos dialogando en nuestra vida, un dialogo amistoso, o para pelear o de ligar, lo hacemos concienzudamente para lograr cosas en el otro. Bien sea lograr que se ría, para seducir al otro, o para manipular al otro, etc. Y sin pensarlo vamos al cien por ciento a por ello, porque ya nos hemos planteado el objetivo.

Es lo que tenemos que hacer con nuestros personajes. Cuando ya sabemos qué es lo que quiere lograr el personaje, debemos ir al 100% a por ello.

Yo puedo ir al 100% cuando además de que tengo claro el objetivo, me anclo en cómo le afecta al otro lo que yo le estoy diciendo y me dejo afectar por lo que el otro me está diciendo, y lo que le está sucediendo a él. Parece un trabalenguas, pero todo esto, en líneas generales es la Actuación Orgánica

Si tienen alguna pregunta alguna duda, algo que quieran saber de la Actuación Orgánica con mucho gusto me pueden escribir, a través de mi página web o a través del correo: contacto@clayhernandez.site y con muchísimo gusto les voy a responder.

Sigue a continuación al cuarto y último vídeo:

Don`t copy text!